19 junio 2006

Qué tarde más tonta

Eres la evolución del fruto prohibido. Tres pisos que conducen al infierno de la grasa. Tu cielo, el del paladar. Tus calorías son mi condena. Tu corazón jugoso, mi salvación. Alfajor, no cambies nunca. Alfa... y omega del empalagamiento, dulce derrota de propósitos de año nuevo. Enemigo del gimnasio, amigo de la felicidad. Báñame con tu dulce de leche y yo me escurriré eternamente junto a ti.

1 comentario:

a.j. dijo...

¡Sabio!