18 abril 2006

Mission: vomitiva

Tom Cruise se va a comer la placenta de su futuro hijo y su cordón umbilical. Desde luego, salir con la Katie Holmes ya demuestra que el chaval no tiene demasiados escrúpulos, pero bueno, cada cual que se coma lo que quiera, ya sea a la actriz esta o sus placentas con patatas. El embajador de la cienciología vuelve a dar una prueba más de que Penélope tomó una gran decisión... Quizá fue ella quien le habló de lo bien que se come en España y le recomendó un buen bocata de panceta. "Panceta", Tom, PAN-CE-TA... Buen provecho en tu Misión Incomible.

3 comentarios:

a.j. dijo...

Y bien rica que va a estar, ¡maldita sea! Venga, ¿a quién no le gusta una buena placenta? Aquí, las verdades, hay que decirlas.

Anónimo dijo...

jajajajajajajaja...
Y Castro, el profesor que suspendió a Amenabar sigue diciendo que Tom es gay...
nico

dani dijo...

eso es
a quién coño no le gusta una buena placenta???


el caso es que tom cruise siempre me ha caído bien. le recuerdo en rebeldes de coppola, era un crío.
de hecho el tom cruise de los 80 forma parte de mis referentes de infancia, aunque ahora se haya convertido en otra cosa