28 septiembre 2008

Malta, dia cero

Aprendiendo de experiencias pasadas, esta vez no voy a intentar dar envidia a nadie con mis vacaciones. Centremonos en lo malo, que es lo que vende. Eso es lo que os gusta. La miseria. La miseria del que viaja solo y llega a un pais que... como te diria yo... es pequeno. Treinta kilometros de punta a punta. Facil de conocer, facil de conquistar... facil de destruir. Yo de momento no he hecho ninguna de las tres cosas, pero seguire ese orden hasta lo que den de si mis dos semanas.
Hoy es el dia cero, el domingo previo que no cuenta. El dia cero es ese en el que miras a tu alrededor y ves un monton de piedras cuya historia desconoces, un monton de gente que se quiere y se divierte sin ti, un monton de malteses y maltesas trabajando felices para un monton de extranjeros y extranjeras que comparten risas con un monton de amigos y amigas. Y tu les miras. Y ellos no te miran. Y piensas "bue, es el dia cero...".
Entre las cosas de las que carezco estan, en primer lugar, los acentos. Una de las muchas cosas que me unen ahora mismo a este pajaro. Otra es el haber recuperado la anorada condicion de estudiante, porque eso es lo que soy, un aplicado estudiante de ingles en Malta, aunque la puta tele os intente llenar la cabeza de mierda.
Y pocas carencias mas, la verdad. Podria hablar ahora de mi habitacion triple con dos terrazas para mi solo en un hotel con tres piscinas, del legado de los huespedes (espanoles) anteriores, consistente en gel y champu (que no he traido), una nevera de alquiler (que el hotel se ha olvidado de recoger), dos yogures, un zumo de pera (muy rico), una coca cola de dos litros, un sprite y una botella de Barcelo anejo. Es por eso que la fiesta en el Mediterraneo, senores, se traslada a la habitacion 653 del St. George's Park en Malta. Pero no voy a hablar de todo eso, porque encima el alojamiento me sale gratis y me pareceria inmoral. Y porque lo que os gusta es la miseria. Y a ella me entrego en este dia cero que, gracias a Dios y mediante la intercesion perseverante a traves de los siglos de la legendaria Orden de los Caballeros de Malta (de la cual, a traves de un colgante de cuatro euretes, ya me he autonombrado miembro), esta cerca de concluir.

7 comentarios:

Belén dijo...

Oye, la primera parte del viaje pinta muy bien eh?

Zumo de pera, que bueno :)

Besicos

AccentLess dijo...

Efectivamente, lo que nos mola son las miserias, e ibas muy bien hasta el punto del "gratis" y del "añejo"

Un saludo muy fuerte!, y haz temblar esa habitacion 653 por tu patria! (facil, con un twister en la mochila)

Clark Kent dijo...

Twister is THE THING to do in Malta. My man, debes volver pronto para que te pase el episodio de la nueva El Coche Fantástico: cosa fina. Este Kitt con voz de Val Kilmer sabe algunos trucos...

Y, ahora, sobre el mundo real: yep, you should rock the place (the room). My blessings.

Lele dijo...

pásatelo muy bien, y si puedes aprende algo de inglés!

Maskuko dijo...

Veo que ademas de los acentos has perdido lo que te hace español... usease la Ñ! ahora eres espanol, con ron anejo y anorabas la condicion de estudiante... y encima tendras que usar sinonimos de cono.. perdon coño.

ScullyMD dijo...

Ains, que mal te veo... sufriendo y llorando por las esquinas... jejejejejeje... aprovecha tú que puedes, y danos envidia a las probes personas de dios que se quedan en paro en 15 días... :P

CioN dijo...

facil de conquistar....

no te cortes!!