18 septiembre 2007

A ver si quedamos...



Me voy.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

"Yo soy muy de putear", juajuajuajua...
Buena suerte por Venezuela, amigo, y si te encuentras con el gran Hugo, ya sabes, debes hacerle la gran pregunta: ¿Usted, señor presidente, es más de culos o de tetas?

Abrazos!!

Nacho

Anónimo dijo...

Y yo pensando en mandarte un mensaje para quedar, fingir que no me inspiras grandes sentimientos y marcharme para llevar a casa la suficiente felicidad y frustración como para aguantar otra vez una larga temporada sin verte... hasta la próxima, con otra excusa, otro escenario, en otra estación seguramente, porque te veo bastante menos de lo que te sueño. Contigo todo son excusas... para verte, para hablarte, para escucharte.
Me rindo. Alivio al pensar en la sensación de rídículo si alguna vez te hubiese dicho que te quiero. Se cumple mi teorema del absurdo en lo sentimental: cuando A quiere a B, B siempre quiere a C, esté C en Buenos Aires o en Alpedrete.
Me delato, supongo. No lo sé. A estas horas, francamente y después de tanta contención e imaginarnos juntos en un futuro a medio plazo, no me importa. Posiblemente, mañana me arrepentiré. Por eso ahora, con la valentía que me otorga el agotamiento, aprovecho para escribir lo que mañana no podré borrar. Si me delato y me descubres, por favor, finge tú esta vez. Finge que no sabes quién soy. Hazlo por mí... o por quien consideres oportuno. Te garantizo que nada va a cambiar. Seguiré tan discreta como hasta ahora. No me van los numeritos y soy bastante menos histriónica de lo que mi humor incontenible y verborréico(máscara de una timidez patológica) parece mostrar. Es sólo que tus dos últimos comentarios (bellísimos, por cierto), me han llevado a las lágrimas y he sentido que no podía más y que si no eres tú, va a estar jodido que sea otro. Llevas mucho tiempo en mi cabeza, en mi cotiano, en cada uno de mis gestos.
De quiceañera, supongo, desahogarme impunemente en tu blog. Entiéndeme y perdóname, por favor: estaba a punto de estallar y yo también uso kleenex a menudo. El amor nos vuelve gilipollas. Sólo espero poder seguir fingiendo de vez en cuando que no te quiero e inventar excusas para verte, oirte, mirarte y callar. ¡Quién fuera porteña para saber pronunciar "shuvia" bajo un alo tanguero!

AccentLess dijo...

toma...

Ya no pago yo... ahora pagas tu.

Anónimo dijo...

sin palabras...olé por esa chica, sea quien sea...

Nacho

Anónimo dijo...

y ese anónimo veneciano??
no te has ido a Venezuela, te has ido de luna de miel...
Nico

Anónimo dijo...

Twister de chanes gor!!!

Homoseptensis dijo...

...bendito Dios

Mega Pearls dijo...

¿pero está buena o no?

Piti dijo...

por favor, di algo que todos estamos esperando que te pronuncies al respecto...

Anónimo dijo...

¿Cuándo vuelves de Venezuela? ¿No te habrá fichado Chávez para un videoclip de su último disco?
Veo que tengo que ponerme al final de una larga cola, pero... a ver si quedamos algún día pa cenar, un pincho o lo que sea.

Besos. E.V.

*che* dijo...

yo estoy con piti, DI ALGO!!!! joer que nos tienes en un sin vivir; por cierto, se acerca tu cumple no?? espero que des señales de vida antes que sino te quedas sin regalo,

ánimo con todo
agur

Anónimo dijo...

Te extraño... aparece por favor, este blog sin dudas despierta pasiones

DJ

Jero Moreno dijo...

Dinos la verdad, estás encargándote de la promoción del último disco de Hugo. Llámame para la entrevista, intentaré hacerle un hueco pero no te prometo nada. No dejan entrar animales en la radio.

Un abrazo.

PD. Vuelve ya, aunque sea en AirMadrid.