06 julio 2007

Maximus Reloaded

Vuelvo a tener Internet después de un año. Bueno, en realidad creo que sólo han sido dos semanas, pero se me han hecho más largas que la Semana Fantástica del Cortinglés (que también dura un huevo y de fantástica no tiene nada... por no hablar de los "Ocho días de oro", que tampoco sé cuántos son, pero no son ocho ni de coña).

Debido a un repentino y aún desconocido problema, mi PC se fue a tomar por culo y yo, que de informático tengo lo mismo que de astronauta, me fui con él. Han sido dos semanas en el abismo, temiendo que algún virus, el propio Windows XP (creo que compré la versión "Al Qaeda Edition") o el inevitable formateo que asomaba por el horizonte, enviaran al agujero negro del binario todas mis fotos y demás tontás que tengo en el ordenador.

Finalmente no ha sido tan grave. Los ceporros de PC City me ayudaron por teléfono (y los llamo ceporros porque insultarles va incluido en el dinero que pagué por su torpe servicio "Pc Clinic") y ahora, gracias a Dios (sólo en un 0,10%) todo vuelve a funcionar. Pero hay que ver lo vendido que se siente uno cuando le falla algo tan frío, inerte y asquerosamente material como la puta computadora.

No hay duda de que la humanidad se está cavando su propia tumba. Mucho se ha escrito sobre la rebelión de las máquinas y la derrota del hombre. Y ya sabemos que perderemos esa batalla. Mi generación lo sabe gracias a "Matrix" o "Terminator", la de mis padres gracias a "2001: odisea en el espacio"... Está claro que la hemos cagado. Bill Gates y toda esa panda nos han metido en esto hasta el cuello y cuando necesitemos salir ellos ya no estarán aquí. Habrán huido con todo su caché a un planeta de doble núcleo, donde escribirán sus memorias RAM y destruirán todos los archivos de sistema, que por cierto nunca supe distinguirlos de los normales. Pero al contrario de lo que nos ha contado la ciencia-ficción, para que llegue el fin de la humanidad no hará falta que las máquinas se rebelen. Bastará con que se jodan un par de ellas a la vez.

Nuestro mundo gira hoy en torno a un aparato innecesario hace veinticinco años y que hoy hemos convertido en imprescindible. Y lo peor es que me gusta. No quiero recordar cómo era la vida antes de Google (si es que la había) y espero que si, de pronto, surge un revolucionario que pretenda desvincular a nuestra sociedad de los ordenadores, venga un gran Transformer y lo aplaste contra el suelo. Porque esta es la esencia de la condición humana: hacer el gilipollas. Sólo así podemos explicarnos el cambio climático, el armamento nuclear o la foto de abajo. Somos humanos: somos gilipollas. Pero lo somos con un convencimiento tal que nos vemos dignificados. Y que así sea, por los siglos de los siglos.



9 comentarios:

AccentLess dijo...

Me encanta el cartel!!, es sintesis de multiples años de ingenieria!!

Todo lo demas, muy cierto... sobre todo me ha encantado la idea de que si las maquinas nos mandan a tomar por culo, no sera un endoesqueleto con los ojos rojos que vaya cascando calaveras, ni un pepito pulpito que va buscando naves de la resistencia por los conductos de desagüe... sera un tipo que vierta su cafe con leche de maquina sobre un ordenador, borre tu denei, y no puedas ni comprarte una bolsa de pipas peladas sin identidad, moriras de inhanicion porque en el hospital no te atenderan ya que no estas en su base de datos... y contigo todos los deneis que quepan en un par de terabytes de esos...

perla dijo...

sinceramente, y aunque esto no tenga que ver mucho con el post, si alguien va a comprar pipas peladas, yo le quitaría el denei, el numero de la seguridad social y hasta las zapatillas, que comprar pipas peladas no es digno de un ciudadano como dios manda.

Anónimo dijo...

Amén, presidente. Discursos como éste te llevaron a la Casa Blanca.
-CK

AccentLess dijo...

Pero Perla!!!, si una maquina puede hacer tu trabajo, por que hacerlo tu misma?!?... voto por las pipas peladas, sintesis de una era de avances tecnologicos, investigacion y desarrollo... sin las pipas peladas no existiria internet... seguro

(las consumo, y quiero conservar mi denei)

perla dijo...

pipas peladas? y tú defiendes los gofres con chocolate? el encanto de comer pipas es pelarlas dios mío, comer pipas peladas es como si te saltas los preliminares ... aunque bueno, si estamos hablando con una mente (de pervertido) como la tuya, es hasta lógico!! ;p

ilove77 dijo...

un texto magnifico y un placer volver a leerle!!! y el fotolog!?

Anónimo dijo...

Sí, por fin... el enfrentamiento entre los pro-chocolateros, después: LA VICTORIA!
-CK

AccentLess dijo...

CK, no te saldras con la tuya... abajo las pipas peladas, sumum de la comodidad y el desarrollo industrial aplicado a la industria del fruto seco y arriba las incomodas cascaras que te pinchan los dedos, te dan escozor de labios, te irritan la lengua, y manchan los suelos... Pipas sin pelar forever.

Perla... diste en el clavo ¿Preliminares?... :P

perla dijo...

amigo accentless, no sé por qué, pero algo me decía que con ese tema no iba a fallar .... intuición femenina que lo llaman XDDD