03 mayo 2007

SMS

Estás hasta arriba de trabajo, atrapado por las prisas y sin capacidad de atender a nada que no sea terminar lo que tienes entre manos. Suena el teléfono, es un mensaje. No tienes tiempo para mirarlo. Quizás sí. Mejor no. Sigues trabajando, se te echa el tiempo encima. Decides mirar el móvil: tal vez sea alguna alerta con últimas noticias. A lo mejor es un amigo con algún plan interesante o sólo un mensaje de tu operador con una estúpida oferta para enviar dos mil mensajes al precio de mil. Pero no. En ciento cincuenta caracteres tu pasado interrumpe tu frenética jornada laboral y te hace una inesperada visita en el momento menos oportuno. El momento en el que te ves desde fuera agobiado por cosas supuestamente importantes, que en realidad no tienen nada que ver con una tarde en la playa, una noche de música o un amanecer entre sábanas mal repartidas. Ese mensaje te despierta del letargo: te estás perdiendo. “No t imaginas cuanto he llorado x ti. Yo seguire aki mientras tu sigas n mi corazon”. Cada minuto ante el ordenador es un metro bajo tierra. Pero no hay tiempo de sentir. Vuelves al presente, levantas la cabeza y por error tocas el botón equivocado. Has borrado el mensaje. Travesuras del destino. No hay tiempo para lamentarse, estás hasta arriba de trabajo.

4 comentarios:

Jero Moreno © 2007 dijo...

...hasta arriba de trabajo... Eso me suena... ¿Realmente volviste a concentrarte? Trabajamos para vivir, pero, a veces, el trabajo hace que no vivamos, que no tengamos tiempo... ni para sentir...

Un abrazo

perla dijo...

cuánta verdad hay en esas palabras ... para kien reciba sms ...

Ana G. Mariscal dijo...

La maravillosa cualidad de los sms de llegar cuando menos quieres, de quien menos te apetece y cuando más trabajo tienes. Además de la insoportable cualidad de los ex de reaparecer cuando menos los esperas...

Hay quien no es consciente de que las cosas siempre terminan por algo...

Sophie dijo...

maximus, me estoy leyendo de tiron todos los enlaces del pervert a tu blog.

me gusta lo q leo,pero me da mucho miedito..lo q cuentas es muy cierto, yo no podria expresarlo tan bien..me llega muy dentro y me hace recordar cosas q creo q es mejor olvidar. aun así seguire leyendote. con un par de pelotas,la ostia!

;)