24 septiembre 2006

Portada de TIME (V)

TIME Building. 152 W. 45th St., New York. 8.07 am.

Wright, el ordenanza, subió la correspondencia a la redacción y la dejó sobre la mesa de Bob. Bob Woodstein, cada día más amargado, llevaba dos meses sin dar los buenos días a nadie. Más o menos desde que le hicieron responsable de la sección "Reader's Letters". A él, un experimentado periodista que destapó años atrás el escándalo de la contaminación del agua en el hospital Edgar Hoover, lo habían condenado a leer las intrascendentes opiniones de los lectores. Por culpa de esa nueva y maldita política de rotación de puestos. Odiaba su trabajao, pero cada día leía las más de cien cartas que llegaban de todo el mundo. Desde Reino Unido, Francia, Israel, Sudáfrica... el noventa por ciento estaban escritas en inglés. Ese día, sólo una venía en otro idioma. Bob le echó un vistazo para averiguar de cuál se trataba. Parecía español. Pero Bob, que además del inglés dominaba el francés, el ruso, el alemán e incluso balbuceaba algún dialecto de las tribus iroquesas, no tenía ni pajolera idea de español. Iba a tirar la carta a la papelera, pero Irma, la señora de la limpieza, se la acababa de llevar al contenedor de reciclaje. Regresó al rato con la papelera vacía para dejarla de nuevo en su sitio. Bob se quedó mirando un segundo a aquella mujer...
-"Irma... ¿de dónde eres?"
-"De Puerto Rico, señor Woodstein. ¿Por qué me lo pregunta?"

(continuará...)

1 comentario:

a.j. dijo...

Keep the story going, Max! What´s next? Eres un maldito con tanto to be continued... ¡Queremos saber! Esto de la revista Time es curioso, ¿no aparecía Flanders en una portada? Ah, míticos.