04 abril 2009

Las vigas de mi alma

Me enseñó a atarme los cordones, mis ocho apellidos y a decir “otorrinolaringología”. Me enseñó los ríos y las provincias, el abecedario y a construir naves espaciales con las piezas de Tente. Jugamos juntos al Spectrum y a las canicas. A las chapas, al futbolín, a los dardos, al billar, al póker, a los dados y al mus. A piedra, papel o tijera, al pulso chino, al ping-pong y al calientamanos. Y todo me lo enseñó él. Me enseñó también a poner la mesa, a no hacer la cama pero que parezca que está hecha, a dibujar coches en perspectiva y a silbar con y sin mover los labios. Me enseñó tantas cosas que nunca seré capaz de recordarlas todas, porque es imposible enumerar las vigas y los pilares que sustentan tu propia alma. Todo lo que él me aporta se convierte automáticamente en parte de mí. Y así crecí, compartiendo con él dormitorio, palabras y horas de vida.

Hoy es su cumpleaños y quiero regalarle estas palabras. Porque para mí no ha habido mejor regalo que el de crecer con la inmensa suerte de tener por hermano a mi hermano Ernesto. De contar con su incondicional protección en los años que compartimos colegio, de contar con un cariño que el tiempo, en lugar de debilitar, ha ido multiplicando. De disfrutar la maravillosa experiencia que supone tener un hermano mayor, al menos cuando tienes uno como el mío.

Así que cuando hoy, como cada 4 de abril, digo FELICIDADES, me estoy felicitando a mí también y a todos los que comparten mi suerte.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Nada puedo decir, pues no me salen ni las palabras, pero las lagrimas que me han caido disfrutando de mi mejor regalo jamas recibido, han sido las lagrimas mas felices de toda mi vida.

Belén dijo...

Jo... que te dejo un beso que eres mas majo que ni se...

Besicos

Lía Vega Erao dijo...

Felicidades Ernesto... Felicidades Máximus...

(Visita mi post publicado el día 1 de Abril... porque me recuerda un poco al tuyo= http://liavegaerao.blogspot.com/2009/03/los-30-pesan.html)

Besos Nazaríes.

Olguitxu dijo...

Que genial este post, ahora mismo siento más que nunca ser hija única...mala suerte¡ un besote

Laura dijo...

De una que sabe de lo que habla este post, en sus propias carnes; no deja de ser un regalo recíproco cada día que pasa aunque no se cumplan años de por medio.
Felicidades a ambos por ser conscientes de lo valioso que es tener a alguien incondicionalmente ahí y de todo lo que se ha compartido y queda por compartir!
Un beso fuerte :)

Anónimo dijo...

OLÉ!! Un abrazo, majos. Qué bonito, coño...
Nacho

S.Laura dijo...

desde ıstanbul yo dıgo IT,S GREAT!

Gouglina dijo...

felicidades para tu hermano con un poco de retraso...

la verdad es con una felicitacion asi yo tb estaria mas k satisfecha...

Ariadna dijo...

Jo aceptas una hermanita? Podriamos ser mellizos?

Qué suerte tienen Ernesto!!

Clark Kent dijo...

Miguel, hagamos el amor. Eres bello como ninguna mujer lo fue jamás. Esto es un dato.

Miriam Márquez dijo...

Y el trauma que me acabas de causar por ser hija única quién me lo paga? Voy a tenerme que irme a la cocina a por otro mordisquito.... ;)