11 abril 2007

Dos futuros

Nunca te engañé, siempre tuve claro que no teníamos ningún futuro. Hoy me conformaría con un presente, pero ya no hay sintonía. Supongo que algún día te lo agradecerás. Asumir el riesgo de no arriesgar es también arriesgar demasiado, así que nadie te podrá recriminar que dejaste pasar las horas sin despertar. O sí. Sólo te digo que no quiero atravesar la delgada línea que separa el amor del odio, no es ese mi futuro, puedes estar tranquila. No juguemos más y todo quedará así, en el pasado. Pero si prendemos la mecha todo estallará. Hoy rezo por un futuro posible aún por imaginar. El tuyo ya lo tienes. Y aunque aún estés en todas partes, buscaré un presente sin ti.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

alfonso, los relatos, los relatos que relatan demasiado, la ficción que come de la manzana reineta de verdad, que está en tu casa...
Alfonso... hay una chica por aquí que me gusta para ti, sólo que tendrá 21 años, y tu ya 72...
Tere, te veré en el Trastevere...
muaaa!
nico

Anónimo dijo...

"No hay que desesperar nunca si se ha perdido algo, una persona, una alegría o una dicha: todo vuelve de nuevo con más esplendidez. Lo que debe desprenderse, cae, lo que nos pertenece, permanece en nosotros, pues todo obedece a leyes que superan nuestra comprensión y con las que solo aparentemente estamos en desacuerdo. Hay que vivir en uno mismo y pensar en la totalidad de la vida, en sus millones de vastedades y de futuros, ante los cueles no hay pasado ni perdido". RAINER MARÍA RILKE

Jero Moreno © 2007 dijo...

Como dice la canción, ahora, "es mejor caminar..."

Gracias por tu apoyo. Sabes que es recíproco.

un abrazo